Misterios Menores y Misterios Mayores

Atendiendo a la naturaleza dual del ser humano (material y espiritual), los Misterios Iniciáticos se dividen en dos: los Misterios Menores, que pueden definirse sencillamente como los “misterios del Alma” y los Misterios Mayores, es decir los “misterios del Espíritu”.

Los Misterios Menores (o “Arte Real”) se fundamentan en un proceso de perfeccionamiento interior a través de un entrenamiento integral que en ocasiones es llamado “Ascesis” o “Sadhana”, el cual comienza con una Metanoia o cambio radical de nuestra forma de presenciar al mundo y que culmina con una Iniciación o Iluminación que nos permite abrir la primera puerta y lograr la concordancia de todas las oposiciones.

Los Misterios Mayores (o “Arte Sacerdotal”), por su parte, se vinculan al Espíritu y a la conciencia plena del “Yo Soy”. Es la reintegración, el regreso definitivo a casa que las tradiciones de Oriente llaman Nirvana o Moksha.

En Roma, el misterioso dios Jano tenía dos cabezas que aludían a esta doble naturaleza y a estas dos puertas: la puerta de los hombres (Misterios de la Tierra) que se abría con una llave de plata y la puerta de los dioses (Misterios del Cielo) que se abría con una llave de oro.

Aunque muchas de ellas están en crisis, existen en Occidente varias escuelas de Misterios Menores que brindan herramientas valiosas para la purificación anímica (Anima=Alma) y que intentan generar un ámbito propicio para la formación integral del ser humano. A veces lo logran, a veces no, pero las herramientas están ahí, esperando ser utilizadas por operarios hábiles para cumplir con el propósito con el que fueron creadas.

Al mismo tiempo que podemos encontrar numerosas órdenes, cofradías y escuelas de los Misterios menores, existe una sola Escuela de Misterios Mayores, conocida como “Iglesia Interior”, “Logia Blanca”, “Orden de Melquisedec”, “Colegio Invisible”, “Academia Numénica” que se dedica exclusivamente al trabajo con los verdaderos iniciados, aquellos que han traspasado la primera puerta y que han abierto su ojo interior. Esta escuela (de la que se han escrito muchas sandeces) no posee locales físicos y cuenta con un único instructor, aunque este suele adoptar mil disfraces distintos.

En estos tiempos de aceleración, muchos estudiantes quieren llegar a los Misterios Mayores sin pasar antes por los Misterios Menores, pero esto es imposible. En el camino iniciático no hay atajos y tampoco hay una meta a la que tengamos que llegar. No hay ningún premio al final. La meta está aquí. El premio está aquí. Pero como no lo llegamos a percibir esta realidad tan fácilmente, es necesario que abramos los ojos.

No necesitas correr ni apurarte. Camina. Aprende. Disfruta.


Recapitulación

Escuelas de Misterios Menores. Diversidad. Muchos maestros. Diferentes visiones que -apreciadas en su esencia- señalan hacia un mismo punto: la Iniciación (Iluminación). Promueven una Ascesis o Entrenamiento. Purificación del Alma. Llave de plata que abre la puerta de los hombres. Misterios de la Tierra. Arte real. Emperador del Tarot. Tipheret como eje en el árbol sefirótico.

Escuela de Misterios Mayores. Unidad. Un único Maestro. Una única visión. Reintegración con la Fuente. Identificación con el Espíritu. Llave de oro que abre la puerta de los dioses. Misterios del Cielo. Arte sacerdotal. Hierofante del Tarot. Kether como eje en el árbol sefirótico.

One Response to Misterios Menores y Misterios Mayores

  1. Raul Alva 1 abril, 2019 at 3:09 am #

    Excelente Articulo, Muchas gracias por compartir sus conocimientos, estos alimentan mi espiritu.

    Paz y Armonia.

Deja un comentario

orden@rosacruziniciatica.org