Historia


Los Filósofos del Renacimiento hablaron de una “Prisca Theologia”, es decir una sabiduría arcaica que era capaz de conectar al ser humano con la Fuente Primordial.

El primero en usar este término fue Marsilio Ficino en el siglo XV, quien habló de la existencia de una serie de “teólogos primordiales” y de una “genealogía del conocimiento” con seis figuras decisivas: 

“A Hermes se le conoce como el primer autor de Teología; su sucesor fue Orfeo, segundo entre los teólogos de la antigüedad. Aglaofemo, quien habría sido iniciado por Orfeo, tuvo como sucesor a Pitágoras en el cultivo de la Teología, de quien fue discípulo Filolao, maestro de nuestro divino Platón. Es decir, existe una Antigua Teología (Prisca Theologia) […] que tiene su origen en Mercurio y culmina con el divino Platón”. (8) 

Más adelante se consideraron otros eslabones fuertes y brillantes de esta cadena áurea de Grandes Iniciados en la Gnosis Primordial, como Zoroastro, Asclepios, Museo, Dédalo, Homero, Moisés, David, Plotino, Abraham, Licurgo, Solón, Heráclito, Noé, Eudoxo, Demócrito, Numenio, Aristóteles, Filón de Alejandría, Avicena, Alfarabi, Orígenes, San Agustín, las sibilas, los druidas, los cabalistas, los brahmanes, los alquimistas, etc.

Cuando el espíritu renacentista estaba llegando a su final, a principios del siglo XVII, se presentó al mundo la Hermandad de la Rosacruz, un movimiento inspirado en el cristianismo profundo y que buscaba continuar internamente el trabajo que los alquimistas habían desarrollado en sus laboratorios. En pocas palabras, la Rosacruz constituyó un intento por sintetizar todo el conocimiento hermético bajo la forma de un colegio iniciático que estaba inspirado en unos maestros misteriosos conocidos como “Hermanos Mayores”.

Los rosacruces se dieron a conocer al público europeo a través de tres manifiestos: la “Fama Fraternitatis” (1614), la “Confessio Fraternitatis” (1615) y las “Bodas químicas de Christian Rosenkreutz” (1616), donde quedan en evidencia sus ideales y su afición por la Alquimia operativa.

A lo largo de los siglos han existido diversas escuelas, órdenes y fraternidades de inspiración rosacruz y cada una de ellas ha aportado una visión diferente del rosacrucismo, generalmente haciendo énfasis en algún aspecto esencial de la Tradición. En rigor de verdad, todas estas escuelas han sido valiosas y necesarias para diferentes tipos de personas.

Nuestra Orden Rosacruz Iniciática conecta con el egrégor tradicional de la Rosacruz presentándolo de una forma renovada y profundizando el trabajo iniciático a través de la captación intuitiva de los símbolos, estudiando las leyes universales para que el ser humano pueda alcanzar -en estos tiempos tumultuosos- la Paz Profunda.


Historia reciente: ¿de dónde venimos?

A partir de un encuentro con antiguos integrantes de la Orden del Templo de la Rosacruz (OTRC, de perfil teosófico-rosacruz) fue acordada en el año 2005 en la ciudad de Girona (Cataluña, España) la creación de la Orden Mística del Templo de la Rosacruz. Al nombre original se agregó la palabra “Mística” para diferenciarla de la anterior y para focalizar su trabajo en la Tradición Esotérica Occidental, especialmente en la Trinosofía (Alquimia-Cábala-Magia), la Pansofía (Ciencia-Arte-Política-Religión), el Simbolismo y en el Cristianismo Profundo.

La Orden se trasladó a Sudamérica donde se implementó con éxito en la ciudad de Curitiba (Brasil) desde el año 2011 por el Frater Adriano Neme Gebrim, fundador de la Logia “Hermes Trimegisto”. Lamentablemente, el trabajo de este grupo fue interrumpido por la muerte prematura del Frater Adriano en el año 2014.

De forma paralela y con el mismo espíritu, en 2012 fue fundada en Lima (Perú) la Schola Philosophicae Initiationis bajo el auspicio de la Escuela Internacional de Filosofía Iniciática. Con la conclusión del trabajo de la OMTRC en Brasil, la SPI retomó el trabajo iniciático de inspiración rosacruz, lo cual puede advertirse claramente en su emblema (ver imagen adjunta) y en sus enseñanzas.

El 1º de enero de 2019 la SPI finalmente decide exteriorizarse y presentar su trabajo de forma abierta en la forma de nuestra Orden Rosacruz Iniciática (ORCI), la cual comenzará su labor de forma métodica y “sub-rosa” (reservada a miembros) a fin de concretar la apertura simbólica de la cripta de Christian Rosenkreutz en junio de 2024.

 

Recuerdos del Templo de OMTRC en Curitiba (Brasil)

 

Emblema de SPI con los cuatro elementos y las cuatro fases de la Gran Obra, y el Rosario de los Misterios Iniciáticos, instrumento de trabajo de la Escuela.

orden@rosacruziniciatica.org